Ciudad de Lobos

Proyecto: Usos Creativos de la Tecnología Digital (UCTD)

Como es de conocimiento común, el mundo actual está configurado, desarrollado y controlado, en gran parte, por software. En este contexto, la realidad indica que aquellos ciudadanos que no posean una serie de conocimientos, aptitudes y saberes prácticos que les permitan moverse con cierta libertad de pensamiento y acción, posiblemente constituyen una nueva clase de “analfabetos”. El poder interactuar con la sociedad actual es el centro del problema educativo y a la vez el elemento clave que permite dar libertad a los ciudadanos, para que se desarrollen de forma plena y a la vez se inserten de manera apropiada en el mundo laboral.

aa
Las actividades se diseñaron en función de construir conocimiento acerca de cómo los jóvenes exploran, se apropian y crean artefactos digitales interactivos con recursos tecnológicos programables. Para el desarrollo del espacio de aprendizaje se decidió utilizar computadoras Arduino, dado que son elementos didácticos de alta flexibilidad, que permiten múltiples usos permitiendo una importante amplitud de proyectos (en arte, medio ambiente, robótica, fabricación digital, música, etc.). Entre sus características principales (relacionadas con su aplicación en ambientes educativos) se tienen las siguientes: son hardware libre, son económicas, existe una oferta amplia de componentes electrónicos para incluir en proyectos, son seguras y permiten que los estudiantes tengan experiencias completas y significativas en relación con el hardware y el software.

 

bb

Estudiantes de una escuela técnica en la ciudad de Lobos

El profesor David Cuartielles, uno de los creadores de la plataforma Arduino, visualiza su gran potencial a partir de verla como impulsora del desarrollo tecnológico. Dado que se configura como el elemento habilitador de una nueva generación de inventores, diseñadores, creadores, capaces de dar soluciones a problemas usando tecnologías digitales que mezclan diseños propios de hardware y software. Específicamente, Cuartielles indica que «La clave es que cualquier persona lo puede conseguir, lo puede utilizar, lo puede programar de manera normal y corriente y puede crear objetos que funcionan en muy poco tiempo. El potencial es muy grande y es la capacidad de la gente para poder construir en un tiempo mínimo”.
El espacio se desarrolló en la ciudad de Lobos, en la Escuela Técnica número 1, entre los meses de marzo y octubre de 2015. Tanto docentes como jóvenes estudiantes realizaron una serie de proyectos guiados por material de andamiaje desarrollado por el LabTIC. El cual fue diseñado bajo los criterios de introducir simultáneamente los conceptos de los tres ejes principales del proyecto (Placas Arduino, programación y electrónica básica) con un enfoque práctico. El cuerpo principal estuvo compuesto de seis proyectos experimentales. Los cuales amplían el abanico de herramientas de los participantes de forma incremental, haciendo hincapié en la experimentación, y a la vez, en el planteo de preguntas relacionadas con un entendimiento más profundo de los conceptos en los cuales se apoyan.
Más allá de la utilización del material didáctico y el recurso físico provisto por la UNIPE (kits de computadoras Arduino), los participantes debieron llevar a cabo proyectos que surgieron de sus motivaciones e intereses. Así, en este contexto, desarrollaron autos robotizados controlados desde un celular, una maqueta de un sistema de alerta y control de gases tóxicos para aplicar al sector fundición de su colegio, la conversión de un torno y una fresa a tecnología de control numérico (manejada por la placa Arduino y sus netbooks Conectar Igualdad), un prototipo a escala de un camión de bomberos robotizado, un modelo de automatización de un sistema de estacionamiento, entre otros proyectos.
Los lugares y los momentos en que se realizaron dichas prácticas escaparon a los espacios curriculares y a las horas escolares, y el rol docente tomó forma de mentor. Los equipos trabajaron colaborativamente en un ambiente donde el aprendizaje estuvo en función del desarrollo social, del fortalecimiento de saberes y habilidades y de la consolidación de la autoconfianza. El docente, en su función de mentor, fue guía y a la vez motivador en estas experiencias.

 

foto

Memoria Fotográfica 2015